Los Órganos de la Catedral

El 18 de febrero de 1767 un incendio se declaró en el coro de la iglesia, que entre muchos otros desastres provocó la destrucción total del órgano mayor y parte de la sillería del coro. Hubo que pensar en hacer de nuevo el órgano destruido y en restaurar el otro. Fue Julián de la Orden, vecino de Barchín del Hoyo, quien solicitó en enero de 1762 el cargo de maestro organero de Cuenca que se hallaba vacante por la muerte de Juan Ruiz. Un mes después, el 23 de febrero, por acuerdo del propio cabildo, Julián de la Orden queda convertido en el maestro organero de la Catedral. El cabildo, confiando plenamente en la auténtica maestría de su organero, le encarga la construcción total del órgano mayor y la reconstrucción del menor.

Julián de la Orden renunció de manera explícita al contrato de las dos cajas o fachadas de los órganos (cuatro si contamos las dos fachadas de las naves laterales donde se colocaría toda la gran tubería de madera). No se conoce el motivo de su renuncia, pero la cuestión fue que se encargó de ello el arquitecto de la catedral, José Martín de Aldehuela, quien ejecutó a la perfección las dos cajas de los órganos. Este compromiso está fechado en 27 de julio de 1768 y la fecha en la que finalizaron las obras fue el 5 de octubre de 1770, cuando Julián de la Orden dirigió un escrito al cabildo que decía que "habiendo terminado la obra de los dos órganos, rogaba se enviara un maestro de la confianza del cabildo para reconocer su trabajo".

El destino de estos dos grandes artesanos volverá a unirse de nuevo en la construcción de los dos órganos de la Catedral de Málaga. José Martín se trasladó a Málaga durante los últimos meses de 1778 y allí fijó su residencia definitiva. A él se le encargaron las dos cajas suntuosas de los órganos de la basílica. El cabildo de la Catedral de Málaga se dejó aconsejar por José Martín y concedió el encargo de la construcción de los nuevos órganos a Julián de la Orden, con quien se firmó el contrato el 19 de noviembre de 1778.

Diez años después de su obra conjunta en la Catedral de Cuenca, empiezan en Málaga una obra semejante. Por lo tanto, los órganos y sus respectivas estructuras arquitectónicas de la Catedral de Málaga tienen sus antecedentes en los órganos y en las estructuras arquitectónicas de los de la Catedral de Cuenca.

Disposición

Síguenos en:
Catedral de Cuenca       DELT. Proyectos Culturales